Gastronomía de Salamanca

La gastronomía forma parte de la cultura salmantina. Como es una zona de interior y de clima frío y seco, las carnes frescas o curadas son la base de los platos tradicionales y ofrecen una gran variedad: cabrito, tostón, cordero, carne de vacuno en todas sus variedades -incluso de toro-. Hay que resaltar los embutidos, reconocidos en toda España. Los quesos de oveja y las legumbres forman parte de la gastronomía popular y tradicional de Salamanca.

También, los platos realizados con el pescado de río están muy presentes en toda la provincia: peces escabechados, las truchas, las tencas, las ancas de rana, los cangrejos. Y, naturalmente, los dulces, ¿quién puede resistirse a probar el turrón de La Alberca, o el bollo maimón, los repelaos, obleas, miel, rosquillas, paciencias, castañas, cerezas de la sierra, y mucho menos, los chochos?

Salamanca es tierra de vacuno y de porcino; en la zona del Campo Charro, de grandes extensiones de dehesa, es donde se crían magníficos ejemplares de toros de lidia y de cerdo ibérico.

La carne de vaca Morucha, rojiza y fresca, con Denominación de Origen, constituye uno de los productos más apreciados de la producción gastronómica salmantina, es el ingrediente imprescindible de muchos de guisos. El calderillo bejarano, es un delicioso plato que tiene como ingredientes principales la carne de ternera y las patatas, acompañadas de pimentón y guindilla.

Entre las carnes curadas, las de cerdo, como el magnífico jamón de Guijuelo, también con Denominación de Origen es todo un monumento gastronómico.

Además del jamón de Guijuelo, el lomo ibérico, el chorizo cular, la longaniza, el salchichón, son productos que tienen gran prestigio en el mercado por su exquisito sabor, debido al método de curación que en la sierra de Salamanca, por su clima, se puede llevar a cabo.

Salamanca es una provincia de paisajes muy variados:

Al noreste es una zona de cereales, llana, donde se cultivan las famosas lentejas de la Armuña, con Denominación de Origen, de excelente calidad.

Al noroeste, las Arribes del Duero, zona de pastos secos y duros, excelentes para la producción de carne y leche de oveja; entre la variedad de quesos, el de Hinojosa de Duero quizás sea el más reconocido.

En el centro-oeste, tenemos el Campo Charro, la dehesa salmantina en la que, como hemos dicho, se crían toros de lidia y cerdos ibéricos. Las carnes de toda las variedades de vacuno son de gran calidad, de ahí la Denominación de Origen de la carne de Morucha y ternera de Salamanca. En esta zona encontramos un embutido considerado "menor" pero que combinado con huevos fritos o asado es muy sabroso.

La cocina de Madrid

Son muchas las comidas que Madrid puede ofrecer al turista. Generalmente se trata de sabrosos platos llenos de energía en los que predominan los sabores intensos. El cerdo y las legumbres son las principales materias primas que se utilizan para elaborar los platos típicos de la zona.

Algunos de los platos más famosos de Madrid son: el cocido, los callos, la oreja, la sopa de ajo, las migas manchegas con chorizo, los calamares a la romana o el exótico rabo de toro que se suele tomar, fundamentalmente, durante la temporada taurina de San Isidro... De postre, nada mejor, que unas exquisitas fresas de Aranjuez, no en vano, tienen fama en todo el país.

A continuación ofrecemos dos recetas típicas de la zona: en primer lugar, a modo de aperitivo, oreja de cerdo y, de segundo, un magnífico cocido y todo acompañado con una rica sangría.

Para esta curiosa comida es muy importante comprar mucho pan para "acompañarla". La oreja de cerdo es muy fácil de preparar, solo se necesita oreja de cerdo (que podéis comprar en la carnicería o al vacío en tiendas como el Corte Inglés por unos tres euros), ajos y perejil. Necesitáis una sartén con aceite para sofreír los ajos cortados. Luego tenéis que echar la oreja y el perejil y darle muchas vueltas. Se sirve muy caliente y acompañada de bastantes rebanadas de pan.

Para hacer un buen cocido es necesario comprar garbanzos (2 vasos para 6 personas), 3 patatas medianas, 3 zanahorias, 1 puerro, 500 gramos de morcillo de ternera u otra carne como el pollo, 1 morcilla y 1 chorizo, 1 hueso de jamón y tocino. Tenéis que poner los garbanzos (en remojo 12 horas antes para que estén blandos) y el resto de ingredientes en una olla con agua. Coced durante 3 horas a fuego lento. Servid primero la sopa con unos fideos o arroz y más tarde los garbanzos con la carne y las verduras. No olvidéis el pan para comer la morcilla, el chorizo y mojar el tocino!! Si cocinar no es lo vuestro, en Alcalá de Henares se puede degustar el mejor cocido de la región en el Restaurante El Hidalgo.

La sangría es una bebida muy típica que gusta a todo el mundo y es indispensable en cualquier fiesta o comida de amigos. Os escribimos la receta para hacerla en vuestra casa. Necesitáis frutas del tiempo cortadas en trozos: naranjas, manzanas, peras, piña, melocotones, etc., azúcar, canela, vino tinto, casera, naranja exprimida un chorrito de ron y algún licor como Licor 43, Tía María, licor de manzana, melocotón, etc. Mezclad bien los ingredientes en una jarra con cubitos de hielo. Servidla muy frío.

Un consejo: si no tenéis tiempo para preparar la sangría la podéis comprar en un supermercado, hay algunas marcas comerciales que la venden ya preparada, o bien podéis pedir que la preparen en un bar.

Gastronomía de Málaga

Málaga es una de las provincias de Andalucía que posee una gastronomía más completa y variada, debido a la convivencia del mar y la montaña. Aquí encontramos un amplio abanico de materias primas con las que elaborar las recetas de pescados, carnes y hortalizas. Además, gracias al clima subtropical de la provincia, es posible el cultivo de frutas y hortalizas que se han incorporado a su cocina para enriquecerla y ampliar su oferta; como por ejemplo el aguacate, indispensable ya en multitud de platos y ensaladas.

Pescados y mariscos variados cocinados fritos o cocidos, como los famosos espetos de sardinas que se comen a pie de playa; sopas frías como el ajoblanco a base de aceite de oliva, ajo y almendras, o el gazpacho andaluz, tan sabroso y refrescante en el verano.

Hay también una gran variedad de platos a base de fideos con bacalao, almejas y diferentes pescados; al igual que las migas de la Sierra y el plato de los montes, de alto valor calórico, en los que no faltan el magro, el chorizo y la morcilla, junto con un buen par de huevos fritos.

Todos estos platos, y muchos más, pueden ser degustarlos entre la gran oferta de restaurantes que hay en la ciudad y su provincia. Restaurantes como El 7 de Julio, Adolfo Restaurante, La Taberna del Pintor, Antonio, Orellana, etc., o cualquiera de los restaurantes de todo el Paseo Marítimo Antonio Martín, con su gran oferta de frituras de pescado, arroces y espetos.

Y para comer un buen plato de los Montes, no hay nada como subir a cualquiera de las ventas de los Montes de Málaga a pasar un estupendo día de campo.

Проголосовало 0 чел.

Комментарии (0)

Чтобы оставить свой комментарий пройдите авторизацию на сайте!