• ВКонтакте
  • Facebook

Топики

Литература Испании  Литература Испании

РаспечататьВерсия для печати

Glosas Emilianenses y Silenses

Nos encontramos en el siglo XI, en el valle del río Cárdenas, en un pequeño monasterio en el que los monjes se ocupan de copiar e iluminar antiguos códices latinos. Para la comprensión de aquellos textos o quizás para acercarlos al pueblo que desconoce el latín usado todavía por los clérigos, uno o varios copistas anónimos escriben una serie de anotaciones en latín, romance y euskera que comentan o glosan las partes más difíciles de entender. La trascendencia de las Glosas Emilianenses radica en su originalidad, el copista no se limita a recurrir a los glosarios latinos que circulaban por los monasterios de la época para resolver dudas de tipo léxico, sino que documenta el habla popular de las tierras altorriojanas. No todas esas glosas están en romance; algunas se limitan a ofrecer un equivalente latino más o menos sinónimo de la palabra dificultosa; pero, además, y esto es lo curioso, un par de ellas no están redactadas ni en latín ni en romance, sino en vasco. Con lo cual estamos celabrando un doble milenario: el de los primeros testimonios escritos del castellano y del vasco.

Las Glosas Emilianenses dan fe de que antes del siglo XI ya se hablaba romance en la Península Ibérica, con toda seguridad, y, hoy por hoy, son la primera cuna conocida de cualquier "hijo" del latín hispano.

De finales del siglo XI se conservan las Glosas Silenses, una de las primeras muestras del castellano escrito y que, como en el caso de las Emilianenses, son comentarios aclaratorios de textos latinos; en este caso, del Homiliario de Silos. Además de las Glosas Silenses, que se conservan en el Museo Británico, otros dos manuscritos contienen palabras en romance, posiblemente escritas por un monje poco hábil en el conocimiento del latín. Alfonso X 'El Sabio'

Rey de Castilla y de León (1221-1284), hijo de Fernando III y Beatriz de Suabia. A la muerte de su padre reanudó la ofensiva contra los musulmanes. La tarea más ambiciosa del rey fue su aspiración al Sacro Imperio Romano Germánico, proyecto al que dedicó más de la mitad de su reinado. Los últimos años de su reinado fueron especialmente sombríos. Desde 1272 un sector de la alta nobleza se enfrentó al monarca. Además, la muerte en 1275 del infante Fernando, primogénito de Alfonso X, abrió un disputado pleito de sucesión. Los hijos de este infante, los llamados infantes de la Cerda, Alfonso y Fernando, lucharon por la sucesión a la Corona con el infante Sancho, segundo de los hijos de Alfonso X. Finalmente fue este último infante el que consiguió imponerse en el trono.

Una de las facetas más importantes de su reinado fue su labor legisladora, ligada a la introducción en Castilla y León del Derecho Romano. Bajo su impulso se organizó un formidable corpus de textos jurídicos. Sus obras más significativas en este terreno fueron el Fuero Real, el Especulo y las Siete Partidas.

Las grandes realizaciones del monarca en el campo de la cultura le merecieron con justicia el sobrenombre de 'Sabio'. La nota más singular de su empresa cultural fue su vinculación simultánea a Oriente y Occidente. Con él se desarrolló en la Corona de Castilla una cultura de síntesis, en la que entraban ingredientes tanto cristianos como musulmanes y judíos. La fecundidad de la colaboración entre intelectuales de las tres culturas tiene su máxima expresión en la Escuela de Traductores de Toledo .

La actividad historiográfica de Alfonso X y de sus colaboradores se concretó en obras como la Estoria de España y la Grande e General Estoria, redactadas en lengua romance como prueba del importante apoyo del monarca al idioma castellano. En el campo de la poesía Alfonso X nos ha transmitido un espléndido repertorio de Cantigas, siendo las más conocidas las de carácter religioso o de Santa María.




Курсы испанского языка в BKC-ih
Сеть школ с Мировым опытом!