• ВКонтакте
  • Facebook

Топики

Литература Испании  Биографии писателей

РаспечататьВерсия для печати

Vicente Aleixandre

El más auténtico de los poetas españoles. Pertenece a la llamada generación del 27. El grupo lo forman Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Luis Cernuda y Rafael Alberti. Algunos críticos incluyen también a los malague-ños Emilio Prados y Manuel Altolaguirre. Estos diez son los que se citan con mayor frecuencia, si bien ello deja fuera de lugar a muchos otros (Hinojosa, Garfias, Chabás...) que, por distintas razones, han quedado relegados a un segundo término.

Nació en Sevilla, el 26 de abril de 1898, pasando su infancia en Málaga. Desde los 11 años reside en Madrid, donde estudió las carreras de Derecho y Comercio. Fue profesor de Economía, durante algunos años, en la Escuela de Comercio. Personalidad recoleta, prácticamente no ha abandonado nunca su retiro solitario que inició en 1925 cuando una grave enfermedad (tuberculosis nefrítica) le obligó a abandonar su trabajo. En 1926 aparecen sus primeros versos en la Revista de Occidente, y dos años más tarde publica su primer libro Ámbito, en la colección Litoral, que dirigían en Málaga Emilio Prados y Manuel Altolaguirre.

En el año 1933, tras una nueva crisis de salud y una operación donde se le extirpa un riñón, escribe La destrucción o el amor; libro por el que le otorgan el Premio Nacional de Literatura. Fue en este año, y en los inmediatamente posteriores, donde mayor relación tuvo con los otros escritores de su época, y que conformaron la maravillosa Generación del 27. La llegada de la Guerra Civil dispersó el grupo -muerte o exilio-. Vicente Aleixandre, resistió en Madrid, con continuas recaídas de salud, hecho que, junto a su condición de poeta maldito en esa época y en la posguerra, le obligaron a apartarse aún más de la sociedad, convirtiéndose en un exiliado dentro de su propia tierra.

Poeta entre poetas, Vicente Aleixandre, desarrolla a lo largo de su vida una obra llena de coherencia y unidad, fiel reflejo y transparencia de lo que fueron sus pensamientos; su realidad interna y profunda, que supo expresar a la perfección con sus versos. Cada libro suyo es su propio descubrimiento, un análisis sincero y sencillo de su inmediatez constante, sin duda fruto de una vida siempre al borde de acabarse. Palabras como amor y muerte son el trasfondo de muchos de sus poemas.

Su creatividad desembocó en una renovación de la poesía española, que aún dura hasta nuestros días. Sus libros Espadas como labios (1932), o Pasión de la tierra (1935) son un buen ejemplo de ello. Otra obra como Sombra del paraíso (1944) nos presenta a un poeta más nostálgico; nostálgico por ese paraíso perdido, por esa vida fuera de la vida, buscando la vida. En Historia del corazón (1954), el interés del poeta se centra en el propio hombre y su carácter temporal. Finalmente, su última etapa poética, tiene un marcado carácter filosófico, y escribe obras como los Poemas de la consumación (1969), con el que consigue el Premio de la Crítica, y los Diálogos del conocimiento (1974).

Desde 1949 fue miembro de la Real Academia Española, y en 1977 recibe el Premio Nobel de Literatura. Murió en 1984. Es el más puro poeta de la generación del 27, y tal vez el único al que no cabe aplicar el apelativo de "profesor". Hasta la prosa pura de sus Encuentros tiene calidades poéticas, dada su sensibilidad, el trazo exquisito y cuidado, el dominio sobre la tersura gramatical del lenguaje.




Курсы испанского языка в BKC-ih
Сеть школ с Мировым опытом!