• ВКонтакте
  • Facebook
Статьи Топики Разговорник Библиотека

Топики

Страноведение  España

РаспечататьВерсия для печати

Aranjuez

LA CORTE DURANTE EL SIGLO XVIII

El período más importante de Aranjuez fue en el siglo XVIII bajo la monarquía de los Borbones. Bajo esta dinastía Aranjuez se desarrolló notablemente hasta convertirse en la ciudad que es hoy, con sus joyas arquitectónicas como el Palacio real y sus hermosos jardines.

EL PALACIO REAL DE ARANJUEZ

Felipe II ordenó en el año 1561 la sustitución de la vieja residencia maestral de Aranjuez por un nuevo edificio que es el antecedente del actual Palacio Real ribereño. Juan Butista de Toledo fue el arquitecto a quien el rey encargó los planos, iniciándose la construcción de la capilla, que fue culminada por Juan de Herrera. Unos años más tarde, se comienzan las obras del Palacio bajo la dirección de Juan de Minjares. Cuando Felipe II muere, en 1598, la construcción no está totalmente acabada. Faltarán todavía muchos años hasta completarse definitivamente.

Hasta el reinado de Felipe V permanecen prácticamente abandonadas las obras del nuevo Palacio Real de Aranjuez. El rey borbónico, siguiendo los primitivos planos de Herrera manda al aparejador de los Reales Sitios, Pedro Caro Idrogo, la continuación de las obras, que se reinician en el año 1715. Se levanta la torre norte, de idénticas características a la construida por Minjares, y se completa la fachada oeste, construyéndose también toda la estructura que conforma el actual cuerpo del Palacio.

Posteriormente el edificio sufrirá un incendio y el monarca Fernando VI encargará su reconstrucción a Santiago Bonavía, quien incluye en la restauración de la fachada principal algunos cambios, como el añadido del frontis sobre el que descansan las estatuas de los reyes Felipe II, Felipe V y Fernando VI.

En época de Carlos III se amplía el Palacio Real de Aranjuez, siendo Francisco Sabatini el autor de las alas de poniente. En el extremo del ala derecha se levantará a actual capilla, decorada por Bayeu. El Palacio Real de Aranjuez se caracteriza exteriormente por sus colores blanco, de la piedra de Colmenar, utilizada en su construcción, y rojo de los ladrillos. En la parte delantera del edificio hay una sucesión de ventanas, en su piso inferior, y balcones, en el superior, además de una balaustrada. En el cuerpo central, con un piso más, se encuentra el frontón con el escudo de Fernando VI, sobre el que están colocadas las estatuas de los reyes Felipe II, Felipe V y Fernando VI, según el proyecto de Bonavía. En la parte inferior de este cuerpo central un pórtico de cinco arcos de medio punto. Desde la fachada orientada al este se pueden observar los Jardines del Parterre. Finalmente, las fachadas norte y sur tienen las mismas características arquitectónicas.

La visita al Palacio Real de Aranjuez se inicia por la Sala de Guardias de la Reina, una habitación situada en el ala oeste que fue destinada a los Guardias de Corps, que eran las personas que protegían a la familia real. En esta sala hay cuadros de Lucas Jordán, con escenas bíblicas, así como también una pintura dedicada a la caza del pintor Franz Snyders.

JARDINES: JARDÍN DEL PRÍNCIPE, JARDÍN DE LA ISLA, JARDÍN DEL PATERRE, ETC.

Carlos IV fue el rey que mandó a construir este hermosísimo jardín, entre los años 1789 y 1808. Es de los estilos inglés y francés del siglo XVIII.

Se accede al Jardín por la primera de las entradas monumentales, la puerta del embarcadero, y avanzando por la calle del mismo nombre queda a la derecha la antigua huerta de la Primavera, y a la izquierda el Tajo, que hace una curva con la que se encuentra el final de esta avenida: en este punto se encuentra el embarcadero que da nombre a la calle, precedido por una glorieta con cinco pintorescos edificios. El más grande de estos pabellones fue construido por Bonavía en 1754, mientras que los otros cuatro se edificaron bajo las órdenes de Carlos III, con el objetivo que los príncipes lo utilizaran como lugar de recreo.

Se comenta que el rey Carlos IV pasaba todas las mañanas de primavera leyendo, descansado y disfrutando del tiempo y la tranquilidad del lugar. Es el más extenso de todos los jardines y quizá el más hermoso. Destaca la anchura de los paseos y la variedad de especies de árboles, muchas traídas del continente americano por deseo del rey Carlos IV.




Курсы испанского языка в BKC-ih
Сеть школ с Мировым опытом!